El otro día hablé de muchas cosas con Agustín Gómez Cascales, de Shangay, pero el empoderarse a través de lo que siempre habían sido insultos fue uno de los temas principales.