Que una agencia internacional de noticias como la Agencia EFE se haya interesado en Mariquita es algún que aún me resulta difícil de asumir.